Hace un par de días se hizo viral el anuncio que hacía el club de fútbol AS Roma sobre el fichaje de una nuevo jugador, Bryan Cristante. Esto podría ser un caso normal y corriente ya que en estas épocas del año, en el que las competiciones oficiales han finalizado y comienza el periodo de fichajes, los anuncios de contrataciones están a la orden del día.

Pues bien, este anuncio no fue un anuncio normal y corriente y te explicamos el por qué. La Roma decidió emitir un comunicado a través de sus redes sociales utilizando un diseño de photoshop (si es que está hecho con photoshop), de lo más cutre posible.

Pronto llegaron las reacciones y la gente empezó a mofarse de la publicación, aparecieron los memes y la publicación rápidamente se viralizó. Actualmente el tuit lleva ya 20 mil RT y 48 mil Me Gustas, lo que la ha convertido en uno de los mayores éxitos en cuanto a anuncios de contratación de un futbolista se refiere.

 

¿Problema del diseñador o exitosa campaña de comunicación?

 

Como habéis visto la imagen es todo un despropósito, pero ha conseguido llamar la atención a todo el mundo. La publicación apareció en todos los periódicos, medios de comunicación e informativos televisivos, lo que convirtió el anuncio de la contratación de un futbolista normal y corriente (Bryan Cristante no es una superestrella), en el anuncio del que todo el mundo habla.

Pues bien, el anuncio formaba parte de una gran campaña de comunicación totalmente pensada y organizada por la Roma para que se convirtiera en viral. ¿Por qué lo sabemos?

  • La publicación únicamente se publicó desde su cuenta de habla inglesa, lo que le aseguraba que el mensaje llegara a mucha más audiencia.
  • Minutos más tarde lanzaron un vídeo de presentación donde se veía al jugador ya enfundando su nueva camiseta, por lo que nada les impedía haber hecho una foto si así lo hubieran querido.
  • En los días posteriores continuaron con la broma del diseñador y siguieron publicando imágenes mal diseñadas (o bien, depende de como se mire), lo que les aseguraba seguir aumentando la visibilidad de la campaña.

En definitiva, lanzaron una campaña diferente, priorizando la viralidad antes que la calidad, pero que tenía todas las papeletas para triunfar… Y así fue.

Chapeau a la Roma por su gran campaña de marketing. Eso sí, ¿cómo decían que se llamaba el jugador?

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies